El boho, mi estilo

img_6233

Buenos días amores! Qué tal lleváis el lunes? A mí cada vez se me hacen más y más cuesta arriba. Menos mal que luego me tomo un par de cafés y ya cojo la marchita.

El look de hoy es claramente de mi estilo. Ya sabéis que me encanta el boho, no sólo porque sea el estilo con el que más me identifico sino que también creo que es el que más me favorece y con el que más cómoda me siento.

El otro día, echando un vistazo a la web de Stradivarius, sin pretensiones de comprar nada que es cuando más peligro tenemos, vi este maravilloso vestido campana, en granate, con mangas 3/4, estampado de flores y el precioso detalle del escote con la tendencia lace up, y sencillamente me enamoró.

Creo que le voy a dar mucho uso con un maxi cárdigan, chaleco de pelo o botas altas cuando llegue el invierno. Además, es perfecto para esos días en los que no tienes mucha imaginación, porque con el rollazo que tiene en si mismo, te lo pones y poco más hace falta que le añadas.

Sin embargo, yo soy la reina de los accesorios y, claro, no me podía quedar en el vestido y ya. Así que, lo conjunté con un sombrero negro con detalle de plumas, cuero y monedas de Be Unique, Be Cool.

Si estáis buscando haceros con un sombrero para esta temporada, ya que son uno de los grandes protagonistas, os recomiendo que invirtáis en un color básico, es decir, negro, beige o gris y con un toque diferenciador que, a ser posible, se pueda quitar, como en este caso la cinta con las plumas, para cuando necesitemos conjuntarlo con un outfit más formal.

Un maxi anillo de Bamboleo en plata, un brazalete con strass y un choker elástico (los mejores si os agobiáis con estos collares) semi transparente ambos de Be Unique, Be Cool, fueron los complementos elegidos para acabar de darle rollazo al look.

En cuanto al bolso y los zapatos, opté por un bolso clásico de tamaño medio en color taupe, con el detalle joya del cierre, que compré hace un par de años en una tienda local y unos botines granates de charol con tacón cuadrado y aberturas de Lefties también de otra temporada.

Espero que tengáis un inicio de semana maravilloso y, como siempre, millones de gracias por estar ahí!

img_6236img_6232img_6237img_6231img_6239img_6230img_6229img_6235img_6234img_6238

Sombrero, choker y brazalete: Be Unique, Be Cool (New)
Vestido: Stradivarius (New)
Bolso: Tienda Local
Botines: Lefties (Old)
Anillo: Bamboleo

Un café con encanto

img_3641

Como la mayoría sabréis gracias a las redes sociales, ayer fue mi cumpleaños y quería hacer algo mono, resultón y sobretodo sin demasiadas complicaciones. Así que, me decanté por hacer un café en casa para la familia más cercana: padres, suegros, hermanos y sobrinos. Vamos qué, con la tontería, éramos 12 en casa!

Os hago este post porque creo que os puede dar ideas para vuestras próximas celebraciones o simplemente para organizar un café con las amigas. En mi opinión, y yo soy la primera que lo hace, tendemos a complicamos demasiado la vida cuando en realidad todo es mucho más sencillo.

Con buen gusto y una presentación adecuada, en la que la comida nos entre por la vista podemos tener una merienda, con todos los utensilios de usar y tirar incluidos, por 40€. Parece imposible? Os aseguro que no lo es. Empecemos!!!

Elige los colores que te gusten y construye con ellos la decoración de tu mesa. Si, como es mi caso, te da igual la tonalidad, estás de enhorabuena! Ves al super, a la sección de utensilios desechables y busca opciones, siempre hay algún color que tiene servilletas a juego o que por alguna razón están más rebajadas.

Yo me decante por el negro y el rosa, porque me encantaron las servilletas de topitos y no habían en más colores. Una vez compradas servilletas, bandejas, cucharitas (las cogí plateadas que eran más monas), pajitas, platos y vasos (estos últimos de los normales), fui a la papelería y compré un folio de papel scrapbook en esos tonos para hacer los cartelitos.

Parece una tontería pero visten la mesa y hacen que te apetezca más probar todo, un poco como en los hoteles en el buffet jajaja.

Como era “a tomar café”, el café no podía faltar. Preparé una jarra y lo puse junto con otra de leche y una cajita de madera abierta con tés e infusiones para quienes no quisieran tomar café (seguro que tenéis alguna por casa, nosotros teníamos ésta en la mesita), acompañado del azucarero y la sacarina.

img_3645

En todas las casas, siempre hay alguien que no puede comer de algo o que está a dieta. En mi casa hay 2 celíacos y 1 un diabético. Os propongo que sean estas excepciones vuestro punto de partida para la elaboración del menú.

La “tarta” no podía llevar trigo ni azúcar así que hice una mouse de queso philadelphia con gelatina de arándanos. Un postre barato, rápido y fácil de hacer. Además de proporcionar una salida digna a los que estaban a dieta.

Mini receta: Se hace por un lado la base de queso y cuando se cuaja se le añade la gelatina de arándanos.

  1. Base de Queso:
    • 1 tarrina de queso quark 0% (500 g), 1 tarrina de queso light de untar, 5 quesitos light, 4 cucharadas de sacarina líquida, 1 paquete de gelatina neutra.
    • Ponemos la gelatina a remojo para que se reblandezca
    • Juntamos en un cazo todos los ingredientes menos la gelatina y lo llevamos a ebullición, sin parar de remover, para que se mezclen bien.
    • Escurrimos la gelatina y se la añadimos sin dejar de remover.
    • Cuando la gelatina se haya disuelto por completo, lo ponemos en un recipiente de cristal o plástico y lo llevamos a la nevera un mínimo de 4 horas.
  2. Gelatina de arándanos:
    • Podéis preparar cualquier gelatina y añadírselo a la base de queso cuando ya esté sólida. Yo la he hecho con 2 vasos de agua, 5 hojas de gelatina neutra y un sobre de bolero sabor arándanos.
    • Necesita otras 4 horas de nevera más.

img_3652

También preparé para el mismo sector de “excepciones” zumo de naranja natural y fresas con chocolate negro sin azúcar. Esto último puede sonar complicado pero sólo tenéis que lavar las fresas, dejarlas secar al aire y bañarlas en el chocolate disuelto al baño maría.

Para que no os manchen nada y luego las podáis presentar bien en la bandeja, os recomiendo que les cortéis las hojas y un poco más para que tengan la base recta. Ya untadas, las ponéis sobre un plato con un papel de horno y las lleváis a la nevera para que se endurezca el chocolate.

img_3644img_3648

Una vez cubiertas las excepciones, nuestra imaginación es el límite! Yo compré dulces que fueran en esos tonos para que quedara más bonito después en la presentación de la mesa y los puse en una torre de cartón para pasteles (las venden en los bazares chinos por unos 2 €)

img_3646

También puse galletas de varios tipos, muffins, chocolatinas de limón, piruletas, “conguitos” blancos y negros y brochetas de nubes (compráis nubes y las atravesáis con palos de brocheta. No tienen ningún misterio pero quedan ideales y hasta apetece más comértelas)

img_3649img_3651img_3650

Os puedo asegurar que disfrutamos como niños, que fue un café diferente y nada costoso de preparar. Estoy deseando repetir y estoy segura que ellos también!