2ª vida para unas sandalias

FullSizeRender

Hoy os traigo un mini DIY sobre como dar una segunda vida a unas sandalias viejas.

Como ya sabéis, tengo muchísimos zapatos lo que implica que muchos de ellos no los use y pasen de una temporada a otra en sus cajas sin ver la luz del sol.

En concreto, estas sandalias que he customizado las gasté mucho hace 4 veranos, más o menos, que es cuando me las compré, pero prácticamente nunca más. Creo que en gran parte porque me resultaban insulsas y sin ningún toque especial, algo que ha cambiado sustancialmente simplemente con algunas  cuentas y un buen pegamento, únicos materiales que necesitáis.

Una vez adquiridas las cuentas y piedrecitas que queréis usar (podéis encontrarlas en cualquier bazar, tienda de manualidades o reutilizar las partes de un collar roto) os aconsejo que, teniendo en cuenta que estamos en verano y el calor lo despega todo, uséis un buen pegamento (yo os recomiendo el Supertite que va de maravilla).

Luego sólo tenéis que planificar el diseño que queréis realizar apoyando las cuentas, sin pegarlas sobre el cuero. Posteriormente marcaremos la posición de las cuentas y procederemos a pegarlas en las marcas y orden planificado.

Y et voilà! en sólo 5 minutos ya tenemos unas sandalias “nuevas” para nuestro street style.

Cómo alegrar un vestido negro

IMG_5627

Hola bombonazos! Hoy os traigo un post que es el claro ejemplo de lo que os repito una y otra vez como un lorito: los complementos son los que marcan la diferencia.

Unos buenos zapatos o un buen bolso, hasta un peculiar sombrero, pueden transformar el outfit más soso y sencillo en un lookazo. En este caso, yo os quería mostrar como alegrar un vestido negro a través de los complementos y darle un nuevo aire diferenciador.

El vestido, que ya me lo habíais visto anteriormente, es un básico de Stradivarius de punto con el único detalle original de llevar unos cortes en los hombros, dejándolos ligeramente al descubierto. Es decir, en realidad es un lienzo en blanco sobre el que podemos conseguir cualquier look.

A mí me apetecía llevar un outfit veraniego, lleno de luz, y que mejor para ello que utilizar complementos con cierto aire étnico y muuuuuuucho colorido. Por eso, le añadí unas bonitas sandalias que, como ya sabéis las que me seguís, me las hice yo en este post sobre unas sandalias básicas de Pull and Bear del año pasado.

Son unas sandalias boho, de las que podéis encontrar miles de versiones similares en tienda, con pompones, borlas y cuentas de colores. Vamos, qué no es que sean muy discretas!!!

Pero además, para potenciar la fuerza de esa frescura y colorido que quería aportarle al little black dress le sumé un precioso clutch con de aire mexicano de Bershka con un espejito, hilos y bolitas de colores en su tirador.

Para los detalles, poco más hacía falta añadir, así que me puse una pulsera hecha a mano de mi colección de Missmaravillas con nudos de colores y un maxi anillo con piedra de cristal en color aguamarina de Uno de 50.

img_5624img_5623FullSizeRender 18img_5616img_5618img_5617img_5621img_5625img_5622FullSizeRender 17

Vestido: Stradivarius (Sales)
Sandalias: DIY 
Bolso: Bershka (Sales)
Anillo: Uno de 50
Pulsera: Missmaravillas (handmade)

Wedding Planner

img_3272Organizar una boda, y más si se quiere hacer con todo lujo de detalles, es una tarea costosa que conlleva mucha preparación, mimo, ilusión y porque no decirlo, también muchos quebraderos de cabeza.

Así que cuando mi mejor amiga me pidió que le ayudara con los detalles de la suya, estuve más que encantada pues no hay nada que me guste más que montar fiestas monis.

Lo primero que decidimos fue la temática: el viaje. Pues, qué es el matrimonio sino el inicio de un viaje juntos. Por ello, desde las invitaciones, pasando por las etiquetas, minutas y sellos giraron en torno a esa bonita andadura que ahora inician juntos.

Lo siguiente fueron los colores: el gris y el azul, presentes en todo el material impreso, centros de mesa y decoración de los salones.

Y por último pensamos en los detalles. Isa, la novia, quería una boda divertida, fina y en la que todos los invitados e invitadas pudieran participar.

Os diré que esta es la parte más cara, en la que si lo compras hecho más dinero se te va, pero también la más divertida de preparar si tienes tiempo y un poquito de imaginación.

Cañones de pétalos de rosa, letras con sus nombres para decorar el salón y la zona de recepción, botecitos de arroz en vasijas de metal, una sobria y acogedora decoración de la iglesia, una bonita mesa dulce, un cuadro de huellas con sus correspondientes instrucciones, un álbum de firmas con mini polaroids de los invitados, chanclas para que las mujeres pudieran bailar hasta la madrugada (a mi me salvaron la vida) y un photocall molón.

Esto se haría interminable si os pusiese foto de todos los miles de detalles que tuvo esta boda, creados con muchísimo cariño y la máxima ilusión, tanto por parte de los novios como por la mía. Y sería un testamento si además os dijera de donde sacamos cada cosa y cómo lo montamos. De todos modos, si necesitáis info, os la daré por email sin problemas pero creo que es mejor, en general, mantener el misterio.

Sin embargo, si os contaré como hicimos el marco de polaroid para las fotos, ya que es de las cosas que más me chocó su precio de coste si lo compras hecho, unos 60 € los más baratos, frente a su coste real, unos 15€ y 20 minutos (tirando por lo alto) de trabajo.

Como elaborar el marco:

Materiales: Cartón pluma, cuter, lija, vinilo adhesivo, regla y lápiz.

1-Compra un cartón pluma de la medida deseada. El nuestro era el más grande de 1 m x 70 cm. Lo compramos en una tienda de manualidades aunque también los venden en papelerías técnicas bajo pedido y su coste fue de 7 €.

img_3340

2- Puedes pintar y recortarlas letras pero, si quieres un acabado profesional, te recomiendo que encargues un vinilo adhesivo en tu imprenta con el texto que deseas añadir. Es bastante fácil de pegar como luego verás y su coste relativamente bajo, unos 8€.

3- Es la hora de darle forma de polaroid al cartón pluma. Mide los borde a la anchura deseada, yo dejé 8 centímetros arriba e igual a cada lado. Luego coloqué (sin despegar) el vinilo, para calcular el espacio y marqué el borde de abajo.

4-Una vez marcado el cuadrado, es hora de recortarlo con el cúter. Este paso mejor si lo hacemos sobre una superficie que nos nos importe cortar ni arañar y con la ayuda de la regla para no torcernos.

Luego procederemos a lijar los borde para reducir las irregularidades.

5- Ahora, sólo tenemos que colocar el vinilo. Primero lo presentamos y despegamos con mucho cuidado y lentitud la lámina para ir fijando el adsehivo.

Para que no queden burbujas, pasamos la regla por encima varias veces, como hacíamos con el forro de los libros (la verdad es que este proceso es exactamente igual que colocar un forro adhesivo)

Y por último, quitamos el portaletras transparente para que sólo se quede el texto en nuestra “polaroid”.

Espero que os haya gustado esta manualidad, que no tiene porque ser usada para una boda, sino que sirve para cualquier fiesta que organicéis. Ahora, sólo falta disfrutarla como hicimos nosotros!!

img_3298

img_3312

img_3324

Vitalidad

img_3273

Hola bombonazos, qué ganas tenía de subir nuevo look al blog! Pero la verdad es que estos días no tenía fuerzas para nada. Y, aunque ahora miro las fotos y tengo una mirada muy triste, me alegro de haber sacado fuerzas de flaqueza y haberme vestido con colores enérgicos para hoy poderos dar la mejor versión de mi misma, que a pesar de que no es, ni de lejos, la más perfecta, al menos es una Mar luchadora, dispuesta a que NADA pueda con ella.

Como os comentaba necesitaba vitalidad y alegría y ¿qué hay más vital que el amarillo? Así que saqué a pasear mi “chupa” de cuero de Stradivarius y mis Cortez en un look arriesgado donde los accesorios son los protagonistas y nexo de unión del outfit.

Tanto mi pendiente pompón, del DIY de ayer, como mi turbante de flores de Zara son amarillos y verdes, por lo que la combinación era obvia, convirtiéndose el verde botella en el aliado perfecto con este jersey oversize de Zara y el bolso con gravado de piel de Parfois.

Además estrenaba mis adorables boyfriend súper destrozados, porque a esto ya no se le puede llamar ripped jajaja (que ya me podían haber costado menos por la tela que les falta) de Primark ¿Qué os parece mi look entre boho y rocker? Yo ya soy fan.

img_3268img_3274img_3280img_3271img_3275img_3281img_3266img_3276img_3269img_3279

Chaqueta: Stradivarius (Old)
Jersey y turbante: Zara (AW15/16)
Jeans: Primark (New)
Bolso: Parfois (Old)
Zapatillas: Nike (New)
Pendiente: DIY